Saltar al contenido

¿Por qué las serpientes sacan la lengua?

Si has tenido la oportunidad de ver a una serpiente, posiblemente te habrás dado cuenta de la curiosa manera en la que todo el tiempo sacan su lengua y la mantienen con una constante agitación verdaderamente rápida. No es que se quieran ver más rudas o deleitarse con lo frio de la brisa, ni mucho menos. Aquí tienen la respuesta del por qué las serpientes sacan la lengua. !Nuestro mundo es muy curioso!

Resulta que debido a que respiran muy lentamente, carecen de la posibilidad de olfatear el aire con suficiente rapidez como para recolectar suficiente información sobre sus presas o feromonas de posibles parejas sexuales. Dada la cuestión, han desarrollado un órgano que se especializa en la recolección de esta información, se le llama órgano de Jacobson y se encuentra en la parte interior de la boca del reptil.

Serpiente con lengua afuera

Como el órgano de Jacobson se encuentra en la parte interna de la boca, la lengua complementa su función analizando la información química del ambiente, como la del aire principalmente y la del suelo, que la lleva hasta el órgano en cuestión. Esto es suficiente para que el animal pueda identificar, obtener sentido de dirección y seguir los rastros de toda clase de presas, incluso a esas que se encuentran en la clasificación de rápidas”.

En resumen, lo que la serpiente hace es: sacar la lengua > cuando la extiende de manera completa recolecta información química > cuando la guarda lleva esa información hasta el órgano de Jacobson.

Esto podría clasificarse en nuestra categoría de cosas muy interesantes.

Por otro lado, analizando que su lengua es bífida, poseen una gran ventaja en este caso, y es poder obtener datos químicos de dos lugares al mismo tiempo. Y con relación al tema, cabe añadir que pueden separar su par de puntas hasta poco más del doble de lo que su cabeza mide.

Descubrimiento del órgano de Jacobson

Al órgano de Jacobson también se lo conoce como el órgano vomeronasal, su descubrimiento se realizó en el siglo XIX por un científico danés llamado L. L. Jacobson, de ahí surge el nombre de dicho órgano.

Datos recolectados por el órgano vomeronasal

Resulta que cada animal conforme se mueve, deja toda clase de rastros como por ejemplo su sudor, fragmentos de su piel, pelo, e incluso los gases que exhala. Todo esto queda en el ambiente y la serpiente lo aprovecha para guiarse hacia la ubicación de sus presas.

Los humanos al parecer también cuentan con un órgano vomeronasal, sin embargo a diferencia de otros animales como lo son los simios, murciélagos y cetáceos, en nosotros no es funcional.